BCV105 Bloque I
BCV105 BLOQUE II
BCV105 Bloque III
BCV105 Bloque IV
BCV105 Bloque V
BCV105 Bloque VI

2.3 Tipos de Lectura

Lección
Materiales

LECTURA ESTRUCTURAL O ANALÍTICA

En la lectura estructural el lector lee de manera analítica, yendo del todo a las partes. Veamos cómo se realiza esta lectura en las cuatro etapas siguientes.

 

Saber la Clase de Libro que Lee.

 

El lector, desde el primer momento, debe saber de qué trata el libro que lee. A primera vista parece absurdo que se pueda saber de qué trata un libro sin leerlo. Pero es sólo a primera vista. Conviene recordar que los autores, casi siempre, se han esforzado por introducir al lector en sus obras. Para ello utilizan el título, subtítulo, prólogo, introducción, índices. Con todos estos elementos el lector podrá, en casi todos los casos, clasificar el libro, siempre que posea un criterio previo de clasificación.

 

Sin pretender imponer un criterio único, creemos que una forma de clasificación puede ser la siguiente: Libros de ficción o literarios y Libros de conocimientos.

 

Saber lo que el Libro, Como un Todo, Pretende Decir.

 

Todo gran libro posee unidad. El autor concibió unitariamente su libro, esto es, lo compuso con el propósito definido de trasmitirnos una idea fundamental, que él descubrió y a la que todo el libro sirve de justificación. Esta idea fundamental debe descubrirla el lector por sí mismo y enunciarla en una sola oración o en un párrafo corto. No hay una forma única de expresar la unidad, pero esto no significa que la unidad no exista.

 

Algunos autores explican en el prólogo o en la introducción cuál fue su propósito fundamental o cuál es el contenido esencial de su obra, pero esto no debe apartar al lector de su obligación de encontrarlos por si mismo, a través de la lectura.

 

Mientras el lector no sea capaz de expresar en forma clara y coherente esta unidad no se puede augurar que esté leyendo activamente. Ese puede ser el primer "test" de comprensión a que debe someterse, con un máximo de exigencia, y sin que se considere satisfecho con poseer una idea nebulosa sobre lo que está leyendo.

 

En algunos libros la unidad se capta con la lectura de algunos capítulos, en los que el autor nos descubre totalmente su pensamiento. En otros será necesario leer todo el libro. En cualquier caso, debe el lector penetrar a través de todo el tejido de la obra hasta llegar al esqueleto.

 

Conocer las partes en que el libro está dividido:

 

La tarea de revelar el esqueleto no estará completa hasta que el lector, leyendo analíticamente, no ponga al descubierto las partes del libro.

 

Todo gran libro posee una organización, está construido conforme a un esquema que sirvió al autor para establecer las relaciones entre las partes y con el todo. Si es cierto que todo gran libro posee unidad, también posee coherencia. Esto significa que el contenido de su obra está ordenado de tal forma que entre todas sus partes hay una estrecha relación lógica y todas ellas están pensadas en función de la unidad.

 

Un libro posee una estructura compleja. El autor puede indicar esa estructura en el índice, pero ello no exime al lector de descubrirla por si mismo. Para ello, y a lo largo de su lectura, el lector irá reconstruyendo las partes de que consta el libro, en forma de esquema personal y en el grado de división que exija la complejidad de la obra. Señalará las partes principales de la obra y las subdivisiones de cada una de ellas y durante su lectura las tendrá presentes puesto que le servirán de orientación imprescindible. La lectura de una obra compleja sin plano, esto es, sin esquema, equivale a explorar una región desconocida sin mapas.

 

Descubrir los principales problemas que el autor pretende resolver

El autor que escribe un libro de comunicación original da a luz problemas que habían permanecido ocultos, o bien da soluciones a viejos problemas planteados que no habían sido resueltos o habían sido resueltos en forma incompleta.

El lector, para concluir su lectura analítica, debe descubrir por sí mismo qué problemas se plantea el autor en su libro y ordenarlos lógicamente. Los problemas de un libro son interrogantes que el autor plantea y que en el transcurso de su obra intenta resolver. Aunque no podemos señalar todas las preguntas que los grandes libros se hacen, si podemos indicar las más generales, acerca de las cuales gira esencialmente el pensamiento universal.

 

Las principales preguntas de carácter teórico que un autor hace pueden ser estas: ¿Existe algo? ¿Qué provocó su existencia? ¿En qué condiciones existe o por qué existe? ¿Dónde está? ¿Cuáles son las consecuencias de su existencia? ¿Sus propiedades, sus rasgos típicos? ¿Qué relaciones tiene con otras cosas similares? ¿Cómo actúa?

Las de carácter práctico suelen ser: ¿Qué fines se persiguen? ¿Qué medios se deben elegir para alcanzar los fines? ¿Qué se debe hacer para alcanzar su objetivo y en qué orden?

 

Si el lector ha llegado hasta aquí ha realizado la primera lectura, la estructural o analítica. Con ella posee una visión de conjunto de la obra, de su unidad y de sus partes, y está en condiciones de emprender la segunda etapa.

Universidad de Antioquia. (2001). Maneras de Leer un Libro. Universidad de Antioquia. http://docencia.udea.edu.co/regionalizacion/induccion/presentacion/Lecturas.html